Search

Mi experiencia en un retiro de silencio



Hace dos semanas asistí a un retiro de silencio para maestros de Mindfulness. El retiro fue llevado por dos increíbles personas, una de ellas ex-monja budista y la otra con más de 20 años de experiencia enseñando la meditación.


Fueron 5 días de trabajar con mi atención por medio de la meditación empezando desde las 6:45 de la mañana hasta las 9 de la noche.


Puedo decir que lo más interesante que descubrí, fue el gran trabajo que nos cuesta estar en silencio.


Vivimos en una época en la que estamos constantemente bombardeados de información y de ruido. Mi descubrimiento conmigo misma tiene que ver con eso. Con cómo nuestra mente está tan acostumbrada al ruido, que estar en silencio nos parece incómodo y aveces antinatural. Dentro de ese silencio, me sentía aveces impulsada a buscar distracción. Un impulso completamente automático.


Conforme fueron pasando los días, empecé poco a poco a reconocer el silencio como un regalo. Un regalo demasiado valioso como para no aprovecharlo.

Entre prácticas de meditación sentados, caminatas conscientes en el campo frío y lluvioso, estiramientos y Qi Gong, me fui dando cuenta que ese impulso por distraerme fue disminuyendo. Empecé a acostumbrarme a simplemente “estar” sin sentir la

necesidad y el impulso de “hacer”.


Entendí que estar en silencio, aunque sea por unos minutos al día, es una necesidad para la salud mental.

Desde que regresé a mi vida normal me he estado dando cuenta de cómo el silencio no es tan difícil de encontrar como yo pensaba. Incluso siendo mamá de un bebé y de un niño, los momentos de silencio si existen y siempre que los encuentro, los aprovecho y los disfruto. Fue una experiencia que me gustaría hacer más seguido y me emociona pensar que cuando mis hijos estén grandes, podremos ir juntos a disfrutar y apreciar nuestra compañía, sin tener que hablar.




7 views
® Espacio Consciente Mindfulness | Web Design by Marielle Corona